sábado, 29 de septiembre de 2018

¿Cómo evitar el dolor después de hacer deporte?


Seguro que te ha pasado alguna vez. Te has propuesto empezar a ir al gimnasio, Te has matriculado, has ido el primer día con toda la intención de hacerlo regularmente. Has empezado la tabla de ejercicios más “suave” que te ha recomendado el entrenador. Y al día siguiente, cuando llega el momento de levantarte, no eres capaz de moverte porque te duelen músculos que ni siquiera pensabas que tenías en el cuerpo.

Todas las ganas de hacer deporte se acaban de evaporar. Seguro que piensas que el deporte no es para ti, que no sirves y que no es posible evitar los dolores que producen las agujetas. Incluso habrás oído a alguien decir que si no duele, el ejercicio no sirve.

El truco es ir avanzando de forma gradual


Los que saben de ejercicios y gimnasios comentan que cada persona es distinta, por lo que no se puede equiparar el ejercicio que somos capaces de hacer con el que hacen otros, incluso con nuestra misma edad, condición física, etc. Por ello, antes de empezar a ejercitar el cuerpo es necesario hacer una prueba para ver cuál es nuestra resistencia, y solo después podemos empezar a coger una mancuerna o sentarnos en una máquina a mover los músculos.

Hay que empezar de manera escalonada, a menudo incluso sin utilizar más peso que el de nuestro propio cuerpo.

El problema suele ser que el primer día tratamos de hacer todo el circuito del gimnasio como si fuésemos atletas profesionales, y nuestro cuerpo no es capaz de tolerar esto.

No se trata de hacer solo los ejercicios de forma cómoda, sino de ponernos retos por delante y llegar a un grado de cierta incomodidad, pero que no suponga un dolor intenso. Si notas esto, para de inmediato. Lo ideal es dejarse aconsejar por un especialista que vaya viendo cómo reacciona nuestro cuerpo cuando hacemos algún ejercicio de musculación.

¿Funciona el calentamiento previo?


El calentamiento es imprescindible para evitar lesionarnos cuando hacemos deporte, pero no se sabe a ciencia cierta si es eficaz a la hora de prevenir el dolor que se puede sentir después de hacer ejercicio. Lo que sí parece que tiene efecto sobre los dolores es la alimentación. La ingesta de nutrientes adecuados ayudarán al organismo a recuperarse en menos tiempo, lo que tiene una repercusión sobre los dolores musculares.

El dolor post ejercicio no es permanente


Una de las cosas que debes tener más en cuenta es que los dolores, por muy fuertes que sea, no son permanentes. Una vez que continúes repitiendo la misma actividad deportiva, los músculos se irán fortaleciendo y tolerarán mucho mejor los ejercicios.

Así que lo mejor será que te pongas de nuevo en marcha, mantengas la mente optimista y vuelvas a ir al gimnasio, si no el día después de haber ido por primera vez, al siguiente, cuando el dolor sea más leve.En el próximo artículo hablaremos sobre moda en bisutería.