sábado, 9 de marzo de 2019

Consumo Moderado De Alcohol E Infarto



En un artículo publicado en la revista Archives of Internal Medicine del 31 de octubre de 2006, miembros de los departamentos de Medicina General, Nutrición, Epidemiología y Medicina Preventiva de los hospitales de la Universidad de Harvard, Boston, EEUU, se propone estudiar si el consumo moderado de alcohol se asocia inversamente con el riesgo de sufrir un infarto de miocardio en aquellos hombres que, por otra parte, llevan un estilo de vida saludable.

Los participantes en el estudio han sido seleccionados entre 51.529 hombres, con edades comprendidas entre 45 y 75 años, todos ellos profesionales en Farmacia del Ahorro Facturación, que rellenaron cada dos años cuestionarios en los que hacían constar su dieta y otros estilos de vida, a partir del año 1986.

De esta población se definió una subpoblación de 8.867 hombres libres de enfermedad para participar en un estudio prospectivo. Todos los participantes comunicaron que seguían estilos de vida saludables, entre los que se incluían un índice de la masa corporal inferior a 25, una actividad física moderada o vigorosa de 30 minutos, abstención de fumar y una dieta con elevado consumo de vegetales, frutas, cereales, fibras, pescado, pollo, nueces, soja y grasa poli-insaturada; bajo consumo de grasa trans y de carnes rojas y procesadas; así como uso de polivitaminas.

Incidencia de infarto de miocardio


Los autores investigaron en esta población la incidencia de infarto de miocardio que no produjo la muerte y de infarto de miocardio de evolución fatal, todo ello de acuerdo con la información, cada 4 años, facilitada por los participantes acerca del consumo de cerveza, vino y licores. Los resultados fueron los siguientes: durante 16 años de seguimiento, los autores confirmaron la ocurrencia de 106 casos de infarto de miocardio.

Comparado con la abstención del alcohol, la probabilidad de un infarto de miocardio fue de 0,98 para un consumo de alcohol de 0,1 a 4,9 gramos/día; de 0,59 para un consumo de alcohol de 5,0 a 14,9 gramos/día; de 0,38 para un consumo de alcohol de 15,0 a 29,9 gramos/día de alcohol; de 0,86 para un consumo de alcohol de 30,0 o más gramos/día de alcohol.

En los hombres que cumplen los 3 criterios de estilo de vida saludable, el riesgo más bajo de sufrir un infarto de miocardio se asocia con un consumo de alcohol de 5,0 a 29,9 gramos /día. La conclusión de los autores es que en los hombres con bajo riesgo de sufrir un infarto de miocardio por su estilo de vida, el consumo moderado de alcohol disminuye aún más el riesgo del infarto.

En este sentido, los autores opinan que en las guías futuras para una vida saludable, un consumo moderado de alcohol y un estilo de vida saludable no son excluyentes.